“Sacrificios”, de Fernando Veglia

En lo alto del monte sagrado, estaba la estatua del dios y el pueblo reunido. Una mala cosecha y la guerra avecinándose habían unido a los ciudadanos y a los sacerdotes.

El sumo sacerdote había organizado las actividades del día y esperado pacientemente el rito más importante, en el que debía interceder, por el bien de la comunidad, ante el dios. Por unos instantes, observó los rostros de hombres y mujeres, preocupados y expectantes, e inició el ritual pronunciando la fórmula divina.

“Los dioses piden un sacrificio a cambio de sus favores. Piden la sangre de esta bestia. Qué este sacrificio nos libere de las plagas, el hambre, los enemigos y las enfermedades. Qué este sacrificio abra las puertas a las abundantes cosechas, a la sanación y al valor. Es para ti, padre de los dioses, señor de señores. Te rogamos humildemente tu benevolencia y tus favores”.

Culminadas las palabras rituales, un discípulo colocó en sus manos la daga sagrada y, sin perder un segundo, degolló al buey.

La bestia, sostenida por los cuernos e inmovilizada, murió convulsionando y mugiendo a la vista de la estatua divina, del pueblo entero y de noventa y nueve bueyes, que debían ser degollados para que la hecatombe fuese perfecta.

Fernando Veglia

Del libro: “Crónica Animal”

Anuncios

2 comentarios sobre ““Sacrificios”, de Fernando Veglia

Responder a elbarba44 Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s